REY LOBO – EL EMIR DE LA VOZ QUEBRADIZA

Conozco a Viguel (Rey Lobo) desde el instituto. Gracias a él, fui a los dos primeros conciertos en Murcia que disfruté en mi adolescencia: Antony and the Johnsons y Mogwai, con los que sentí una mezcla de fascinación e incomprensión. Ambos me influyeron hasta día de hoy de infinitas formas.

Han pasado muchos años desde entonces, y los dos hemos crecido. Él estudió Comunicación Audiovisual, iniciándose como parte de la primera promoción de la Universidad de Murcia, para posteriormente desplazarse a Barcelona y terminar el grado. Quién sabe lo que hizo Víctor en esa ciudad, por aquí sólo llegaban noticias de la banda de folk pop de la que formaba parte por entonces, Pandanono, con las que se crearían las primeras sinergias de vídeo y audio que más tarde se desarrollarían con Rey Lobo. Por esa época recibió su primera candidatura a los Goya, debido a su participación en la banda sonora de Ahora o nunca de María Ripoll.  Digo primera, porque este señor ha sido seleccionado por segunda vez hace escasos días con la colaboración musical en No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas.

Así llegamos al presente que nos ocupa. Como artista, ostenta el poderoso pseudónimo de Rey Lobo, inspirado en el personaje histórico de at-Tujibí, emir que resistió la conquista almohade en Murcia hasta su muerte, de la que parece haberse recuperado. El ex-gobernador andalusí ha decidido sustituir las armas por una guitarra española, acompañada con la electrónica de los nuevos días. Sin embargo, esta completa renovación personal no le ha hecho perder el amor por su tierra, y le dedica su primer trabajo: Nonduermas, un EP que se estrena con Media Legua, canción a la que le acompaña un vídeo protagonizado por la más carismática de las palmeras de Murcia y al que le acompañan otros tres temas: Petrolos, Torre Alta y Camino Hondo. El álbum inspira una familiaridad única que es capaz de transmitir incluso a quienes no compartan tierra.  A lo largo de las canciones se cuenta una historia, pero se cuenta a medias. ¿Qué oculta? Sólo podemos intuir. Se insinúa, sin desvelarse. Y nos atrapa. Nos atrapa como el músico mismo y a la persona a la que se dirige quedan encerrados en el “dentro de mí”. Dentro de él, de ella, dentro del aire y la tierra sobre la que se escribió este disco. Cuando llega la noche y escuchas Petrolos, la piel se eriza. Si a nosotros se nos eriza, ¿qué debieron sentir los protagonistas de la historia?  Sólo nos queda imaginar, y dejarnos llevar por un disco tan bellamente construido a base de voces dolidas, quebradizas y con tanta fuerza que cortan la respiración mientras su sonido vibra en el aire.

Dentro de poco, a tan sólo dos días, Rey Lobo saldrá de su escondite y se dejará ver en Encuentros Sonoros. Probablemente sea tímido, huidizo. Sólo estará con nosotros durante una hora escasa.  Será el momento de conocer más, descubrir nuevas pistas sobre el misterio que encierra Nonduermas y que ha devuelto a la vida a tan antigua figura.

Redactado por Thomas Alburquerque.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s